Hidratos de carbono y la evolución intelectual.

Una dieta rica en hidratos de carbono dio a nuestros antepasados una importante ventaja evolutiva, gracias al consumo de tubérculos y raíces.

Esta es la conclusión a la que ha llegado un estudio realizado por  la Universidad Autónoma de Barcelona,  la University College of London y la Universidad de Sidney. Sin ir más lejos, siempre se ha relacionado este gran progreso evolutivo al hecho de consumir proteína.

Inicialmente consumida en crudo, se manifestaron grandes cambios evolutivos al consumir la proteína cocida a las llamas del fuego. Lo que favorecía una mayor asimilación proteica parecia ser el gran factor del cambio. Pero al parecer, el consumo de hidratos de carbono de los diferentes vegetales que habitaban la Tierra, fue fundamental para que el ser humano, de hace un millón de años,  se hiciera más inteligente. 

No podemos olvidar que el cerebro se nutre de glucosa, por lo que un déficit de este nutriente, provoca que el órgano en sí, no tenga el combustible necesario para funcionar al máximo rendimiento. 

Es tal la importancia, que incluso existen estudios que indican que el ayuno prolongado en niños, debido a que se saltan el desayuno, provoca menor concentración y un rendimiento escolar inferior, a los niños que si desayunan. 

Por otro lado, el reciente estudio es una herramienta más para afirmar que la actual “dieta paleo” o también conocida, “dieta paleolítica”, queda incompleta nutricionalmente. Ya que el ser humano, necesita hidratos de carbono, y es más, se llega a la conclusión que el ser primitivo, se alimentó de tubérculos, lo que provocó que el ser humano actual, triplique el número de copias del gen que crea las amilasas salivares,  -las enzimas que ayudan a transformar los carbohidratos en azúcares– que el resto de primates. 

Cristina Sánchez Reyes

Dietista-Nutricionista

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Response