Recomendaciones para evitar la obesidad infantil.

Esta misma semana la OMS ha publicado unas recomendaciones sobre actividad física para menores de 4 años, debido a que el sedentarismo es una de las principales causas de obesidad infantil.

Según indica el informe, la inactividad física se ha identificado como uno de los principales factores de riesgo en la mortalidad global y contribuye al incremento del sobrepeso y la obesidad los estudios.  Y ¿por qué es tan importante este dato?  Porque casi el 20% de la población mundial que se encuentra entre los 5 y 19 años padece obesidad. Entre los menores de 4 años, encontramos que el 5,9% a nivel mundial, padecen sobrepeso o son obesos.  Unos datos totalmente alarmantes, ya que se considera que el 90% de los niños que sufren obesidad con tres años, serán  adultos obesos.

Además, se destaca que los niños menores de 2 años, no deberían permanecer sentados delante de la pantalla ni una hora al día. Y cuando hablamos de pantallas, ya no solo se refieren a las televisiones, sino también al uso de tablets o móviles para distraerlos.

Como manifiesta el artículo de la OMS y comparto totalmente, la sociedad no esta concienciada con este grave problema.  En consulta tengo muchisímos padres, que vienen a la consulta con la bolsa de la compra cargada de bolleria, zumos, pizzas y otros procesados y te dicen: no es para mí, es para mis hijos. No porque sean niños y estén en crecimiento se les debe ofrecer alimentos de mala calidad y tan dañinos para su salud.

Hasta que no seamos conscientes de la importancia de alimentar bien a nuestros hijos, no conseguiremos evitar que sean adultos enfermos.

Otras recomendaciones para evitar la obesidad infantil.

A parte del sedentarismo, también se habla mucho sobre la importancia de descansar y dormir las horas necesarias para la población infantil. Las recomendaciones indican que los menores de 1 a 2 años deberían dormir entre 11 a 14h, incluyendo las siestas. Y de 3 a 4, un total de 10 horas diarias.

A medida que los niños van creciendo, el número de horas se irá reduciendo, llegando a un mínimo de 8 horas al día.  Es importante que los menores descansen correctamente, porque se ha demostrado que las personas que no tienen un sueño de calidad, son más propensas ha incrementar el peso debido a que su cuerpo se  sienta falto de energía, a lo que reacciona desarrollando un mecanismo de más apetito, y además pidiendo alimentos hipercalóricos

Cristina Sánchez Reyes

Leave a Response