¿Contienen las espinacas tanto hierro como se cree?

Para contestar a esta pregunta tenemos  que decir que las espinacas sí que es un alimento rico en hierro. Pero con una limitación muy importante.

Por lo tanto, a pesar de ser un alimento rico en hierro no se absorbe con la misma eficacia que si fuese un hierro de procedencia animal, el cual se absorbe hasta 10 veces más, porque está ligado a proteínas biológicas.

En resumen, el hierro de procedencia vegetal, llamado “no hemo” tiene una biodisponibilidad más baja que el hierro “hemo” que proviene de animales.

 Aunque un alimento sea muy rico en hierro, se debe tener en cuenta  tres factores que alteran la biodisponibilidad del hierro.

1-      La cantidad de hierro  presente en la dieta.

Esto hace referencia a que la dieta debe ser equilibrada y aportar una cantidad óptima de hierro.

2-      La cantidad de hierro hemo y hierro no hemo.

Existen dos tipos de hierro: el hemo que es el presente en la carne y el pescado y que tiene una biodisponibilidad de absorción del 25%.  Y el hierro no hemo, que es el que se encuentra en alimentos tanto de origen animal como vegetal. Este último  presenta una biodisponibilidad de absorción tan solo del 3%, y su absorción es influenciada, tanto negativa como positivamente, por la ingesta de determinados alimentos.

3-      El depósito de hierro orgánico.

Son varios las zonas corporales donde se acumula el hierro, como por ejemplo  en el hígado, el bazo o  la medula ósea. Por lo que cuando el organismo detecta que hay una reserva de hierro por debajo de lo óptimo, se absorbe mayor cantidad de este mineral.

Cuando pensamos en las espinacas nos viene a la  memoria la entrañable imagen del señor Popeye sacando músculo después de comer una gran cantidad de espinacas.

El motivo de hacer tan famoso el consumo de espinacas con un aporte elevado de hierro se basa en un campaña para prevenir  y disminuir los casos de anemia ferropénica que afectaba a  E.E.U.U. a principios del siglo XX.

Por lo que gracias a este peculiar personaje animado,  hemos crecido pensando que si comíamos espinacas nos aparecerían esos grandiosos músculos gracias a su aporte en hierro. Pero quien iba a pensar, que hubo un error a la hora de interpretar los resultados iniciales.

Es decir,  hubo un error cuando se anotó de nuevo  la cantidad correcta de hierro de las espinacas, ocasionando,  que en las tablas de composición alimentaria, se  indicara un aporte férrico 10 veces superior a lo correcto.

El error fue detectado unos años después de haber iniciado la campaña de Popeye, por lo que se mantuvo la relación entre las espinacas y el hierro.

Pero realmente, las espinacas es un alimento que a pesar de ser vegetal, tiene una cantidad de hierro que puede ser interesante.

Leave a Response