Errores de las dietas

Muchos de mis pacientes acuden a una primera visita con cambios que han hecho en su alimentación con la intención de bajar de peso, pero no lo consiguen. Creando un sensación de frustración y desmotivación. Pero claro, muchos de esos “cambios” no son los adecuados y vamos a ver varios ejemplos.

1- Hacer dos comidas al día. Error de los grandes. Cada vez que consumimos alimentos provocamos un gasto energético conocido como Termogénesis, que son las calorías que consumimos por asimilar, absorber y metabolizar los alimentos. Por lo tanto, aunque este gasto no es el más importante, si que nos va a facilitar una mayor activación del organismo, así pues, si hacemos 3-4 comidas al día, provocaremos un “mayor gasto energético” que si tan solo hacemos 2 comidas.

2- Comprar galletas integrales de avena. Error monumental. Lo primero que debemos preguntarnos es… ¿las galletas que son? ¿Un alimento real o un alimento procesado? Procesado. Por lo tanto, lo vamos a evitar sí o sí. No nos engañemos, si nos indica que es integral tan solo porque tiene un poco más de fibra (en muchas ocasiones tan solo añaden salvado) y esa es la única diferencia con unas galletas tradicionales. Su contenido en grasas y azúcares, seguirá siendo incorrecto.

3- Comer yogures desnatados o bifidus. Error, falta de actualización. Los yogures desnatados no se recomiendan debido a que son productos poco saciantes, bajos en proteínas y en muchas ocasiones contienen mayor contenido de azúcar que un yogur natural. El yogur con “bifidus” tan solo puede servir para mejorar nuestra flora intestinal, pero en ningún caso se valora que mejore la perdida de peso.

Cristina Sánchez Reyes

Dietista – Nutricionista

Leave a Response