Operación biquini: no hay milagro sin sacrificio.

Al largo de la vida, no podemos ingerir las mismas cantidades, debido a que con el paso del tiempo perdemos masa muscular y aumenta la masa grasa. Hecho que provoca una disminución del gasto energético diario.

Pasó el invierno y el aumento térmico ha devuelto a los armarios la ropa ligera de la temporada anterior. La temporada de baño se acerca rápidamente, pero el bañador revela los excesos de un invierno de fiestas, agasajos y banquetes.

Los expertos, reunidos en un simposio en Niza (Francia), son firmes al advertir que “no hay milagros” para adelgazar, no existen dietas ‘estrella’ que permitan bajar dos tallas en un mes sin correr el peligro de ganarlas

 

al mes siguiente. El secreto es una alimentación equilibrada y hacer ejercicio moderado, según explica Jesús Román Martínez, presidente de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Nutrición.

El problema es que los kilos de más terminarán, con el tiempo, por convertirse en obesidad,

lo que es una enfermedad y lleva aparejados numerosas dolencias. “Ingerimos más energía que la que gastamos“, destaca el profesor Martínez y eso se traduce en un sobrepeso “consecuencia del desequilibrio energético”.

Según este experto, no se pude seguir comiendo a los 40 años las mismas cantidades que cuando se tenían 16. “Con la edad comes más y te mueves menos, y es entre los 20 y los 30 años cuando disminuye la ma

sa muscular y se gasta menos energía“, lo que lleva al sobrepeso. “Es un fenómeno creciente y no se hace nada para evitarlo”, advierte.

Para Jesús Román Martínez “sabemos qué comer“, pero “cometemos errores alimenticios“. La justificación que suelen dar en la consultas del médico es que “no come bien porque no tenemos tiempo“. El profesor asegura que todo es un problema de organización, dado que “si tienes la compra bien hecha puedes comer bien“, por lo que reclamó que desde pequeños se eduque a las nuevas generaciones sobre lo que es una alimentación equilibrada.

Dietas ‘yo-yo’

Ante la incipiente barriga, por querer enfundarse los pantalones que el año pasado ya nos venían justos o al tener que enseñar los michelines acumulados con el bañador, muchas personas inician las llamadas dietas ‘yo-yo’, de disociaciones, de abstenerse de ciertos alimentos o consumir otros en cantidad.

Eso se supone la rápida pérdida de kilos que, una vez que se deje ese pseudorégimen vuelven a acumularse. “Además, se exponen a una malnutrición, a la falta de minerales o de vitaminas“, apunta, porque perder peso “es muy fácil, la gente se atiborra a diuréticos y laxantes, y ya está, pero no quema la grasa que le sobra”. Lo aconsejable es perder entre 1,5 y 2 kilos al mes.

El presidente de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Nutrición advierte que junto a una dieta adecuada realizar una la actividad física “es importante y no debe dejarse de lado“.

Para leer la notícia entera:

http://www.abc.es/20110516/sociedad/rc-operacion-biquini-milagros-sacrificio-201105152304.html

Leave a Response