Por qué es bueno comer pescado

El pescado es un alimento ideal para cualquier persona, indiferentemente de su edad o de sus necesidades calóricas. 

El pescado, son alimentos que nos aportan una gran cantidad de proteína, minerales, vitaminas y ácidos poliinsaturados. Existen dos grupos de especies de pescado, el azul y el blanco, se diferencian entre sí por la cantidad de grasa que contiene el animal. A pesar que las especies azules tienen mayor concentración de grasas, son grasas muy saludables y esenciales para nuestro organismo,  como es el omega-3. Este ácido graso es esencial debido a que nuestro organismo no puede sintetizarlo, así pues para no tener una carencia debemos introducir pescado en nuestra dieta. Además, el omega-3 tiene efectos saludables, por lo que su consumo mejorará nuestra salud cardiovascular.

Como fuente mineral, el pescado es rico en yodo. Un mineral difícil de encontrar de manera natural en los alimentos, y que solo se obtiene de alimentos de procedencia marina. Por lo que un pescado de agua dulce tendrá una carencia de este mineral. Pero en cambio, una alga (cultivada en sal marina) también será un alimento fuente de este mineral, que nos prevendrá de enfermedades relacionadas con la glándula tiroides.

¿Es mejor un pescado salvaje o de criadero?

Realmente es una pregunta difícil y que deberíamos analizar según el punto de vista. Si lo que queremos es un pescado sabroso, con una textura más óptima, en ese caso deberíamos consumir pescado salvaje.

Desde el punto de vista nutricional, se ha observado que las propiedades nutriconales de un pescado pueden variar en función a su especie, edad, alimentación, estación e incluso a la etapa en la que se encuentra el animal en su ciclo de vida. Y el valor que más puede variar, es la concentración de ácidos grasos poliinsaturados (omega-3) que puede ser menor en los pescados de psicifactoria debido a que la alimentación que tienen no es natural.  El resto de los valores, pueden ser muy similares.

¿Es seguro comer pescado de criadero?

Las piscifactorias deben seguir unas reglas y normas de producción, como son realizar la actividad en aguas permitidas y seguras,  realizar todos los procedimientos mediante unas medidas de seguridad alimentaria y controlar la alimentación de los animales en criaderos.

Pero como sucede con el resto de los animales terrestres, estas piscifactorias de no dejan de ser otra cosa que fabricas de pescado. Por lo que las condiciones en las que viven estos animales no suelen nada buenas.

Cristina Sánchez Reyes – Dietista Reus

Leave a Response