Comer fruta ¿con o sin piel?

La fruta es uno de esos alimentos indispensables en nuestra alimentación. Su gran contenido en agua, vitaminas, fitoquímicos y  fibra, nos ayudan a mantener una óptima salud.

A pesar de su gran variedad de nutrientes, no siempre los aprovechamos al 100%. su composición nutricional.
Por ejemplo, sabemos que las frutas tienen mucha fibra, exactamente, entre un 0,7 % a un 4,7%, dependiendo de la fruta.

Cuanta menor cantidad de agua contenga la fruta, mayor cantidad de fibra soluble te ofrece.
Pero tenemos de tener en cuenta, en que zona se localiza este componente.

Por eso, si pelamos  una manzana tenemos que tener en cuenta que  perdemos el 11% de la fibra. Y en el caso de las peras, se reduce la cantidad hasta en un 34%.

Por lo tanto, una manera de poder disfrutar de sus beneficios es consumiendo la piel de las frutas siempre que sea posible. O bien, cuando hagamos un zumo natural, no eliminemos su pulpa, porque en ella, también encontremos una grande fuente de fibra.

Gracias a la fibra, podemos regular nuestro tránsito intestinal, evitando el estreñimiento. A  la vez que nos ayuda a prevenir y a tratar enfermedades como: la diabetes,  obesidad, cálculos de la vesícula biliar,  exceso de colesterol, etc.
Por lo tanto, siempre que sea posible, limpia muy bien esa pieza de fruta que tienes en las manos y…! ya te la puedes comer!

Leave a Response