«La obesidad infantil afecta ya a los bebés», alerta la OMS

Entrevista a la Dra.Mercedes de Onís Responsable del Departamento de Nutrición de la Organización Mundial de la Salud.

Es una de las voces más autorizadas en materia de nutrición. Sobre todo, infantil. La madrileña Mercedes de Onís coordina desde 1990 un estudio multicéntrico de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre patrones de crecimiento, para cuya elaboración se realizó un pormenorizado seguimiento de 8.500 niños de 0 a 5 años nacidos en Brasil, Ghana, India, Noruega, Omán y Estados Unidos.

La investigación, cuyos resultados presentará hoy en Oviedo en el transcurso de una jornada sobre lactancia materna organizada por la Consejería de Salud, ha servido para modificar los parámetros que hasta ahora se emplean para valorar el crecimiento y la obesidad infantil en el mundo. Onís es responsable del Departamento de Nutrición de la OMS en Ginebra.

-¿Qué papel juega la lactancia materna en el crecimiento de los niños?

-Es algo esencial. La lactancia materna juega un papel fundamental tanto en el crecimiento infantil como en el desarrollo posterior de la persona. Los bebés alimentados por la leche de sus madres muestran mejores patrones en todos los sentidos. Son menos obesos y crecen mejor.

 

-El estudio mundial que usted coordina y que se desarrolló entre 1997 y 2006 ha llegado a la conclusión de que todos los niños tienen el mismo potencial de crecimiento al nacer. El problema, entonces, ¿llega luego?

-Todos los niños tienen las mismas condiciones y capacidades de crecimiento. Esa es una de las principales conclusiones de la investigación. Esto viene a demostrar que los problemas de desnutrición o de obesidad están generados por causas externas y es ahí donde tenemos que actuar.

-¿Cuál es la importancia de disponer de estos nuevos parámetros de medición?

 

-Es una herramienta de gran utilidad para los profesionales, ya que podrán determinar más fácilmente si los niños ganan peso a un ritmo inferior o superior al óptimo y prevenir así eficazmente la desnutrición, el sobrepeso y la obesidad. Además, a través de estos gráficos de curvas de crecimiento será más sencillo detectar de forma temprana los casos sobrepeso y la obesidad en niños pequeños.

Lactantes delgados

-Habla mucho de obesidad infantil. ¿Le preocupa?

-Muchísimo. La obesidad y los problemas de exceso de peso en niños y adolescentes es un problema grave porque acarreará trastornos de salud en el futuro. En España se nota muchísimo el aumento del volumen de me

 

nores con sobrepeso. Pero no sólo en niños de 6 u 8 años, sino mucho más pequeños.

-¿Incluso, bebés?

-Sí, también. La obesidad infantil ha llegado ya a los bebés, por eso nuestro mensaje es que hay que prevenirla desde el primer día. De ahí la importancia de la lactancia materna. Los lactantes que se alimentan de esta forma son lactantes delgados.

-Tradicionalmente hemos asociado la imagen de un bebé rollizo con la de un niño sano.

-Claro, porque se tenía la imagen de la posguerra de bebés desnutridos. Pero en la actualidad hay que ser consciente de que un bebé gordo no es un bebé sano. Es un niño con problemas de salud.

-¿Y cómo llegamos a esta situación?

-Porque las pautas de la sociedad actual son obesogénicas.

-¿Obesogénicas?

-Significa que las actividades que desarrollamos a diario no permiten un gasto calórico acorde a lo que consumimos. Eso viene ocurriendo con los adultos desde hace años y ahora se ha trasladado también a la población pediátrica.

-¿Qué novedades aporta el nuevo patrón de crecimiento infantil diseñado por la OMS?

-Uno de los principales cambios es que se han detectado más casos de obesidad infantil que permanecían enmascarados, ya que los antiguos patrones partían de un modelo que valoraba de forma diferente el sobrepeso.

 

Enlace de la entrevista:

http://www.elcomercio.es/v/20110509/asturias/obesidad-infantil-afecta-bebes-20110509.html

Leave a Response