Vigila con los ingredientes que añades a una ensalada.

Preparar una ensalada de lechuga, espinacas, rúcula o cogollos es muy saludable ya que son verduras con una elevada cantidad de agua, fibra y vitaminas, por lo que es un alimento muy poco calórico.

Se recomienda consumir 2 raciones de verduras al día, y al poder ser, que una de las raciones diarias corresponda al consumo de un vegetal en crudo, con el fin de  obtener todas aquellas vitaminas que podrían ser destruidas con el calor de la cocción.

Como habíamos dicho, comer una ensalada es muy buena para nuestra salud y sobre todo si queremos controlar nuestro peso. Pero tenemos de tener cuidado y vigilar los ingredientes que van a formar parte de esta ensalada.

Si nosotros preparamos una ensalada con lechuga, tomate, pepino, cebolla y por ejemplo la aliñamos con un poco de  aceite de oliva, vinagre y sal, el número de calorías totales del plato seguirá siendo bajas, aproximadamente nos aportará entre 125 Kcal,  por lo que nos servirá para controlar nuestro peso.

Pero en cambio, si añadimos a la lechuga una excesiva cantidad de nueces, pipas de girasol, queso de cabra y además la aliñamos con una crema de vinagre balsámico y algo de aceite de oliva conseguiremos aumentar rapidísimamente el número de calorías, provocando así, que un simple plato de ensalada sea un alimento hipercalórico.

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Response