Toxiinfecciones en Navidad

Cuando se avecina la navidad solo pensamos en todos los alimentos que vamos a consumir y en el aumento de peso que puede ocasionar. Pero hay un peligro que pocas veces tenemos en cuenta, la toxiinfección alimentaria. 

Las temporadas del año que surgen más toxiinfecciones alimentarias son en verano y durante las fiestas de Navidad. El motivo es sencillo, se consumen alimentos de alto riesgo. Alimentos que se consumen en crudo, con aliños o con cocciones a bajas temperaturas.  

Algunos ejemplos, son:

  •  Mayonesas y salsas con base de huevo: el huevo es un alimento de alto riesgo. Debemos evitar que la cascara del huevo contacte directa o indirectamente con el interior del huevo, ya que esta puede ser una fuente de contaminación. Una mala manipulación alimentaria podría ocasionar una salmonelosis.
  • Carpaccio: este típico plato, ya sea con una base de vegetales, pescados o carnes se presenta sin una cocción. Por lo tanto, la preparación no eliminará ningún microorganismo presente en estos alimentos. Por lo que se recomienda usar productos de alta calidad y consumir lo antes posible. 
  • Ostras: este producto suele tener un coste algo elevado, por lo que su consumo es más típico en ocasiones más especiales. Las ostras se consumen en crudo y vivas y su alimentación se basa en  un proceso de filtración, por lo tanto, debemos consumir única y exclusivamente, ostras, almejas, mejillones, etc. que hayan sido depuradas anteriormente a su comercialización. 

La temperatura de cocción es una medida de seguridad para evitar una toxiinfección. Cuando un alimento se cocina a una temperatura superior de 70ºC nos aseguramos la eliminación de microorganismos. Siempre y cuando esta temperatura se alcance por todo el alimento. Ya que si el interior del alimento no alcanza esta temperatura,  no nos aseguramos una eliminación total de microorganismos.

Cristina Sánchez Reyes

Dietista – Nutricionista

Leave a Response