Mantener la dieta en vacaciones

Los meses de verano suelen ser meses de excesos alimentarios, de descuidar la nutrición y de relajarse pensando…ya seguiré la dieta después de vacaciones. Pero realmente, deberíamos mantener un habito diario a pesar de romper con nuestra rutina.

Comer bien durante nuestras vacaciones no es tan difícil como podemos pensar, tan solo debemos mantener un pequeño pilar para conseguir nuestra meta diaria. Para ello, tan solo deberás proponerte estos cuatro simples objetivos:

1r. Desayuno saludable.

Tanto si desayunas en el buffet de un hotel, como si estas en tu segunda residencia, esta primera ingesta del día será pan comido si intentas evitar los azúcares. Cuando hablamos de azúcar no nos referimos exclusivamente al que añades al café, sino que cualquier alimento que contenga 10g de azúcar por cada 100 gramos del producto, o por cada 100 ml del producto. Estas cantidades deberás comprobarlas en la etiqueta del alimento, si compras un alimento con menos de 10g azúcar/100g, será un alimento apto!

Alimentos con alto contenido en azúcar que están presentes en el desayuno, podemos encontrar: mermelada, galletas, bolleria, cacao en polvo, yogures,  zumos naturales como zumos caseros y como no… las bebidas vegetales. Por lo tanto opciones saludables que puedes consumir puede ser granola, mezclada con yogur, o bien con leche, queso batido 0% o bebida vegetal con mango o una pieza de fruta que te apetezca. Otro ejemplo, puede ser tomar unas tostadas con un poco de embutido magro o con un poco de queso, un cortado y unos frutos secos.

2n. Comer entre horas.

Si estamos mucho tiempo sin comer, lo lógico es que cuando tengamos acceso a alimentos comamos con voracidad y con gula. Por ello, deberíamos hacer pequeñas comidas entre horas para evitar esas situaciones.

Alimentos saciantes como fruta o frutos secos son ideales para transportar. En el caso de tener acceso a nevera, como puede ser un día de playa; puedes prepararte un granizado casero.

En el caso que no hayas podido comer nada entre horas, una buena alternativa es comer una pieza de fruta antes de empezar a comer para saciarte y comer con más tranquilidad y con menos ansiedad.

3r Comidas principales saludables. 

Llegas al restaurante, te dan la carta y te preguntas…. ¿y ahora que pido? Un correcto primer plato siempre puede ser una ensalada, pero si no te apetece, piensa que ahora podemos encontrar una gran variedad de gazapachos, lo encontramos de tomate, con fruta y algunos con una base de vegetales un tanto diferentes como puede ser de gazpacho de remolacha.

Otra alternativa puede ser una crema de vegetales, o incluso una ensalada de legumbres, muy habituales en algunas zonas de nuestra geografía. Como segundo plato, siempre se recomienda el consumo de proteína, como puede ser; algo de carne, pescado o si te apetece, también seria un buen momento para hacer un plato de legumbres (en el caso de haber comido vegetales de primero).

Acompañando la comida, siempre lo haremos con agua y al ser posible, tomaremos de postre algo de fruta.

4rt. Ejercicio físico. 

La mejor opción para compensar los extras no es saltarse comidas, sino que incrementar el ejercicio. Seguramente que si te escapas de vacaciones tendrás un poquito más de tiempo para ti, así que aprovecha y haz ejercicio!

Si te alojas en un hotel, tendrás acceso a  un gimnasio. Al igual que si haces una escapada en crucero o si te instalas  a un camping de una categoria superior. Pero si no tienes gimnasio, no te preocupes, puedes salir a caminar, a correr, hacer las actividades que suelen programar los centros de alojamiento o incluso salir en bici. Lo importante es ser activo!

Cristina Sánchez Reyes, Dietista Reus

 

Leave a Response