¿Leche de vaca o bebida de soja?

Muchas personas han dejado de tomar leche, sin ser intolerantes, porque creen que la bebida de soja les aporta muchos más beneficios que la tradicional leche de vaca. 

Así que vamos a mirar los pros y los contras de ambos alimentos.

Bebida de soja.

Sí, bebida de soja y no leche de soja como se hizo popular en sus inicios. Según la legislación europea, el término leche tan sólo se puede utilizar cuando se extrae un líquido de las glándulas mamarias de un animal. Así que, está “prohibido”, denominar la bebida de soja, como leche.

Con un aporte calórico entre 40 y 65   kcal por cada 100 ml, es una bebida ideal para las personas  con intolerancia a la leche. Refrescante y cada vez, con más sabores es un alimento sin grasas saturadas, por lo que se le puede recomendar a una persona con colesterol, para ayudarle reducir el nivel de colesterol plasmático.

Además, su contenido en isoflavonas ayudan a las mujeres a calmar la sintomatología de la menopausia, tiene un elevado contenido en proteínas de alto valor biológico y puede ser consumido por vegetarianos y amantes de los animales, debido a su origen vegetal.

 Inconvenientes.

Podríamos destacar es que no se recomienda su consumo a menores de 2 años, debido a que es un alimento que puede provocar alergia y porque su elevado contenido proteico impide la absorción del hierro, un mineral esencial durante la etapa infanto-juvenil. Por lo que a niños mayores de 2 años, tan sólo se les recomienda consumir entre 2-3 vasos de bebida de soja a la semana.

Además, unos estudios argentinos publicados hace pocos años, indicó que las niñas que consumían bebida de soja se les  había observado que tenían un desarrollo precoz  de la pubertad, debido al elevado contenido en estrógenos.

Leche de vaca.

Su aportación calórica varía en función de su aporte en grasas, por cada 100 ml de leche desnatada contiene 33 kcal, la leche semidesnatada 45 kcal y la entera 62 kcal, aproximadamente.

Tiene un elevado contenido en calcio y fósforo, potasio, además de contener vitamina A. Es un producto recomendado desde la infancia y se puede consumir durante todo el período vital de una persona.  Y es más,  no inhibe la absorción de otros micronutrientes, como en el caso de la soja.

Inconvenientes.

En el caso de padecer intolerancia a la lactosa, su consumo se verá eliminado totalmente, pero lo cierto es, que a pesar de ser intolerante, el organismo llega a tolerar una mínima cantidad de leche u otro alimento rico en lactasa, sin provocar ninguna sintomatología.

Para los vegetarianos estrictos, es un alimento prohibido, y según algunos estudios indican  que debido a su pH ácido, puede llegar a provocar mucosidad.

Otro tipo de población que debería, no reducir su consumo sino que tomar leche semi o desnatada es la población con problemas de colesterol, triglicéridos o con dislipemias, ya que la leche y todos sus derivados, son alimentos con una importante cantidad de grasas saturadas.

Recomendación.

Debido a que ambos productos tienen una composición nutricional diferente y los dos nos aportan beneficios, lo ideal sería consumir los dos productos.

Podemos prepararnos unos cereales con leche y tomarnos a su vez un vaso de bebida de soja o un café con soja. Lo recomendado es consumir de todo

En el caso de los niños, personalmente prefiero que tomen leche de vaca, y las personas con problemas de colesterol, les recomendaría un mayor consumo de bebida de soja.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 Comments

Leave a Response