La obesidad limita la eficacia de la vacuna contra la gripe

Debemos tener en cuenta que la gripe es una amenaza de salud pública, causando la muerte a medio millón de personas al año en todo el mundo.

La obesidad podría hacer que la vacuna contra la gripe estacional sea menos eficaz. Los datos de una investigación de la Universidad de Carolina del Norte (EE.UU.) sugieren que la obesidad podría estar asociada con una reducción de la respuesta inmune a la vacunación contra la gripe estacional.

Los resultados, publicados en International Journal of Obesity, aportan pruebas que explicarían un fenómeno que se observó por primera vez durante el brote de gripe H1N1 de 2009. «Los resultados parecen sugerir que las personas con sobrepeso y obesidad son más propensas que las personas con un peso saludable de padecer la gripe después de la exposición al virus», asegura Melinda Beck.

Alguna investigaciones previas, explica la investigadora, había apuntado la posibilidad de que la obesidad podría afectar la capacidad del organismo humano para combatir al virus de la gripe. «Estos nuevos hallazgos -sostiene- parecen explicar las razones por las que las personas obesas fueron más susceptibles a la enfermedad durante la pandemia de H1N1, en comparación con las personas con un peso saludable».

Menos anticuerpos

El estudio muestra por primera vez que los niveles de anticuerpos de la vacuna de la gripe eran más bajos en las personas obesas que en las que tenían un peso adecuado. Es más, indica que la respuesta de las células T CD8 + (un tipo de glóbulo blanco linfocitos que juega un papel clave en el sistema inmunológico) es defectuosas en los obesas.

Los investigadores han analizado a un grupo personas que fueron vacunadas a finales de 2009 con la vacuna inactivada trivalente, la vacuna contra la gripe común para el otoño e invierno. Aunque tanto los individuos obesos, con sobrepeso y con peso saludable desarrollaron anticuerpos frente a virus de la gripe al primer mes de la vacunación, los niveles de anticuerpos en la sangre disminuyeron más rápidamente en las personas obesas y con sobrepeso con el paso del tiempo.

Los resultados de la investigación mostraron que: cerca del 50% de las personas obesas tenían una disminución de cuatro veces en los niveles de anticuerpos a los 11 meses en comparación con lo que se producía al mes de la vacunación. Sin embargo, menos del 25% de los participantes con un peso saludable tenían dicha reducción en los niveles de anticuerpos.

Además, cuando 11 meses después de la vacunación se analizaron en el laboratorio las muestras de sangre de los participantes expuestos al virus de la gripe estacional, en el 75% de las personas con peso saludable las células CD8 + T sigue expresando interferón-γ expresa, una proteína que combate las infecciones. Sin embargo, esto únicamente ocurrí en el 25 por ciento de las células de las personas obesas.

Mayor riesgo de infección

Cuando la vacuna no previene la infección de gripe, las células T CD8 + se encargan de limitar la propagación y la gravedad de la infección, explica Patricia Sheridan, autora del artículo. «Si los títulos de anticuerpos no se mantienen en el tiempo en los obesos y la función de las células T memoria CD + memoria se deterioran, entonces hay un mayor riesgo, de infectarse con el virus de la gripe», explica Sheridan.

Los autores señalan que estos resultados también sugieren que las personas con sobrepeso u obesidad son más propensos caer más enfermos y tienen más complicaciones. «Esto se debe a que las células T CD8 específicas para el virus de la gripe no protegen contra la infección y no limitan la progresión y la gravedad de la enfermedad».

La gripe es una amenaza de salud pública, causando la muerte a medio millón de personas al año en todo el mundo. Como las tasas de obesidad continúan aumentando, el número de muertes de la gripe podría aumentar.

Enlace de la notícia:

http://www.abc.es/salud/noticias/obesidad-limita-eficacia-vacuna-contra-10461.html

Leave a Response