Frutos secos, verduras de hoja verde e hidratación ayudan al cuidado de la próstata.

La próstata es un pequeño órgano del tamaño de una nuez, que se encuentra debajo de la vejiga. Los problemas de la próstata son frecuentes en los hombres mayores de 50 años.

La edad media de aparición de los síntomas de disfunción eréctil es de 43 años. Uno de cada diez hombres sufre al mismo tiempo problemas de erección y de próstata y la mayoría de los pacientes considera que sus síntomas son consecuencia de la edad.

Para mantener una buena salud prostática durante estas fiestas navideñas podemos seguir unas fáciles pautas que ayudarán. Tan sencillo como estar hidratado durante todo el día y tomar frutos secos y verduras de hoja verde. Según el director del Instituto de Cirugía Urológica Avanzada, el doctor Fernando Gómez, beber durante todo el día es positivo pero hay que “evitar hidratarse en exceso en las últimas horas de la jornada”.

Además, los frutos secos y las verduras de hoja verde son buenas para la salud de la próstata si se toman como aperitivo ya que “aportan gran cantidad de vitamina E”.

De hecho, el experto recomienda también tomar ensaladas que lleven tomate por ser “muy ricos en licopeno porque ayuda a frenar el envejecimiento de la próstata”. Para los platos principales, Gómez destaca también ingerir alimentos que contengan ácidos grasos omega3, como las sardinas, el atún y la caballa, ya que “ayudan a corregir posibles defectos de la próstata”.

Dentro del marisco, las ostras son también muy beneficiosas por su alto contenido en zinc. En cuanto a los alimentos que contienen este elemento químico, el doctor recomienda escoger dulces que contengan cacao, pero siempre acompañándolos de una buena bandeja de fruta rica en vitamina C con piezas como los mangos o las naranjas con gran poder antioxidante o las granadas, ya que pueden disminuir los niveles de PSA, según algunos estudios recientes. Aparte de estas recomendaciones, el Gómez advierte de que hay ciertos alimentos que es mejor evitar para no perjudicar la salud prostática en Navidad.

De este modo, Gómez destaca que se pueda evitar en la medida de lo posible “el consumo de alcohol, especialmente después de las cenas, y reducir el consumo de estimulantes como el café o bebidas ricas en cola”.

Este especialista también ha señalado como perjudiciales los “productos fritos, las salsas picantes, los tomates enlatados y las carnes rojas –que suelen inflamar la glándula prostática– ya que pueden agravar los síntomas de la hiperplasia benigna de próstata o desencadenarlos si no se padecen”.

1 Comment

Leave a Response