Diabetes mellitus

Es una patología endocrina crónica que se caracteriza por el déficit total o parcial de la hormona insulina, ocasionando elevados nivelesde glucosa en sangre.

En una persona sana las células beta, de los islotes de Langerhans del páncreas endocrino, secreta una determinada concentración de insulina provocando que los niveles de glucosa en sangre, elevados después de una ingesta alimentaria,disminuyan a concentraciones óptimas.

La insulina es una hormona hipoglucemiante, por lo que su función es disminuir la glucosa sanguínea, haciendo que esta entre en las células en vez de quedarse en el torrente sanguíneo.

En el caso de las personas que padecen Diabetes mellitus del tipo 1, las células beta no sintetizan insulina,provocando así una situación de hiperglucemia.

Niveles para el diagnóstico. 

Los niveles de glucosa en sangre son normales cuando son inferiores o iguales a 109 mg/dl. Cuando se realiza una prueba, para saber la concentración de este azúcar en sangre, se considera una intolerancia a la glucosacuando se encuentra entre 110 y 126 mg/dl.Si el valor es igual o superior a 126mg/dl, se considera que el paciente sufre diabetes.Esta enfermedad se clasifica en dos tipos que a continuación explicaremos.

Diabetes mellitus tipo 1

La Diabetes mellitus tipos 1 suele afectara niños, adolescentes, en definitiva a la población más joven y su peso corporal no es el causante de esta enfermedad. Esta patología es causada por un proceso autoimmnune que destruye las células beta del páncreas, provocando así una inexistente secreción de insulina.

Su tratamiento se basa en la inyección de insulina exógena. Sin el suministramiento de esta hormona, en este tipo de pacientes, sería imposible controlar la enfermedad. Por lo que se les denomina Insulinodependientes.

Diabetes mellitus tipo 2

La población afectada suelen ser personas mayores de 40 añosy con problemas de sobrepeso u obesidad.En este caso, el exceso de peso suele ser el causante de esta patología, debido a las contínuadas ingestas excesivas y con ellas las elevadas secreciones de insulina, han provocado que los tejidos corporales sean resistentes a la acción de la hormona pancreática.

Otros

Además de estos dos tipos de Diabetes mellitus, podemos encontrar:

  • Secundaria: producido por la extripación del páncreas, por fármacos u otras enfermedades.
  • Gestacional:aparecer durante el embarazo de la madre diabética o no, y desaparece al dar a luz al bebé.
  • Estadísitca:en población que en la actualidad no se les ha diagnosticado la enfermedad, pero tienen un elevado riesgo de padecerla.

         Síntomas

Los síntomas relacionados con la Diabetes mellitus suelen ser la conocida triada; polifagia, poliúria, y polidipsia, así como pérdida de peso y situación de cetosis.

Complicaciones

Esta enfermedad endocrina es la mas frecuente en nuestra población.  A pesar de ello,  los estudios indican que habrá una mayor prevalencia en los proximos años.  Son muchas las complicaciones que provoca esta enfermedad y entre ellas está la disminución de la esperanza de vida. Otros  consecuencias que puede provocar la diabetes son las siguentes:

  • Hipoglucemias
  • Coma diabético
  • Amputaciones de las extremidades inferiores.
  • Retinopatía diabética
  • Enfermedades cardíacas
  • Ateroesclerosis
  • Nefropatía diabética

Patología endocrina crónica que se caracteriza por el déficit total o parcial de la hormona insulina, ocasionando elevados nivelesde glucosa en sangre.

En una persona sana las células beta, de los islotes de Langerhans del páncreas endocrino, secreta una determinada concentración de insulina provocando que los niveles de glucosa en sangre, elevados después de una ingesta alimentaria,disminuyan a concentraciones óptimas (<109 mg/dl)

La insulina es una hormona hipoglucemiante, por lo que su función es disminuir la glucosa sanguínea, haciendo que esta entre en las células en vez de quedarse en el torrente sanguíneo.

En el caso de las personas que padecen Diabetes mellitus del tipo 1, las células beta no sintetizan insulina,provocando así una situación de hiperglucemia.

Los niveles de glucosa en sangre son normales cuando son inferiores o iguales a 109 mg/dl. Cuando se realiza una prueba, para saber la concentración de este azúcar en sangre, se considera una intolerancia a la glucosacuando se encuentra entre 110 y 126 mg/dl.Si el valor es igual o superior a 126mg/dl, se considera que el paciente sufre diabetes.Esta enfermedad se clasifica en dos tipos que a continuación explicaremos.

La Diabetes mellitus tipos 1 suele afectara niños, adolescentes, en definitiva a la población más joven y su peso corporal no es el causante de esta enfermedad. Esta patología es causada por un proceso autoimmnune que destruye las células beta del páncreas, provocando así una inexistente secreción de insulina.

Su tratamiento se basa en la inyección de insulina exógena. Sin el suministramiento de esta hormona, en este tipo de pacientes, sería imposible controlar la enfermedad. Por lo que se les denomina Insulinodependientes.

En cuanto a la diabetes tipo 2 

También existe la Diabetes mellitus tipos 2, en este caso la población afectada suelen ser personas mayores de 40 añosy con problemas de sobrepeso u obesidad.En este caso, el exceso de peso suele ser el causante de esta patología, debido a las contínuadas ingestas excesivas y con ellas las elevadas secreciones de insulina, han provocado que los tejidos corporales sean re

Patología  endocrina crónica que se caracteriza por el déficit total o parcial de la hormona insulina,  ocasionando  elevados niveles  de glucosa en sangre.

En una persona sana las células beta,  de los islotes de Langerhans del páncreas endocrino,  secreta una determinada concentración de insulina provocando que los niveles de glucosa en sangre, elevados después de una ingesta alimentaria,  disminuyan a concentraciones óptimas (<109 mg/dl)

La insulina es una hormona hipoglucemiante, por lo que su función es disminuir la glucosa sanguínea, haciendo que esta entre en las células en vez de quedarse en el torrente sanguíneo.

En el caso de las personas que padecen Diabetes mellitus del tipo 1, las células beta no sintetizan insulina,  provocando así una situación de hiperglucemia.

Los niveles de glucosa en sangre son normales cuando son inferiores o iguales a 109 mg/dl. Cuando se realiza una prueba,  para saber la concentración de este azúcar en sangre, se considera una intolerancia a la glucosa  cuando se encuentra entre 110 y 126 mg/dl.  Si el valor es igual o superior a 126mg/dl, se considera que el paciente sufre diabetes.   Esta enfermedad se clasifica en dos tipos que a continuación explicaremos.

La Diabetes mellitus tipos 1 suele afectar  a  niños, adolescentes, en definitiva a la población más joven y su peso corporal no es el  causante de esta enfermedad. Esta patología es causada por un proceso autoimmnune que destruye las células beta del páncreas, provocando así una inexistente secreción de insulina.

Su tratamiento se basa en la inyección de insulina exógena. Sin el suministramiento de esta hormona, en este tipo de pacientes,  sería imposible controlar la enfermedad. Por lo que se les denomina Insulinodependientes.

También existe la Diabetes mellitus tipos 2, en este caso la población afectada suelen ser personas mayores de 40 años  y con problemas de sobrepeso u obesidad.  En este caso, el exceso de peso suele ser el causante de esta patología, debido a  las contínuadas ingestas excesivas y con ellas las elevadas secreciones de insulina,  han provocado que los tejidos corporales  sean resistentes a la acción de la hormona pancreática.

Además de estos dos tipos de Diabetes mellitus, podemos encontrar:

  • Secundaria: producido por la extripación del páncreas, por fármacos u otras enfermedades.
  • Gestacional:  aparecer durante el embarazo  de la madre diabética o no, y desaparece al dar a luz al bebé.
  • Estadísitca:  en población que en la actualidad no se les ha diagnosticado la enfermedad, pero tienen un elevado riesgo de padecerla.

Los síntomas relacionados con la Diabetes mellitus suelen ser la conocida triada; polifagia, poliúria, y polidipsia, así como pérdida de peso y  situación de cetosis.

Patología  endocrina crónica que se caracteriza por el déficit total o parcial de la hormona insulina,  ocasionando  elevados niveles  de glucosa en sangre.

En una persona sana las células beta,  de los islotes de Langerhans del páncreas endocrino,  secreta una determinada concentración de insulina provocando que los niveles de glucosa en sangre, elevados después de una ingesta alimentaria,  disminuyan a concentraciones óptimas (<109 mg/dl)

La insulina es una hormona hipoglucemiante, por lo que su función es disminuir la glucosa sanguínea, haciendo que esta entre en las células en vez de quedarse en el torrente sanguíneo.

En el caso de las personas que padecen Diabetes mellitus del tipo 1, las células beta no sintetizan insulina,  provocando así una situación de hiperglucemia.

Los niveles de glucosa en sangre son normales cuando son inferiores o iguales a 109 mg/dl. Cuando se realiza una prueba,  para saber la concentración de este azúcar en sangre, se considera una intolerancia a la glucosa  cuando se encuentra entre 110 y 126 mg/dl.  Si el valor es igual o superior a 126mg/dl, se considera que el paciente sufre diabetes.   Esta enfermedad se clasifica en dos tipos que a continuación explicaremos.

La Diabetes mellitus tipos 1 suele afectar  a  niños, adolescentes, en definitiva a la población más joven y su peso corporal no es el  causante de esta enfermedad. Esta patología es causada por un proceso autoimmnune que destruye las células beta del páncreas, provocando así una inexistente secreción de insulina.

Su tratamiento se basa en la inyección de insulina exógena. Sin el suministramiento de esta hormona, en este tipo de pacientes,  sería imposible controlar la enfermedad. Por lo que se les denomina Insulinodependientes.

También existe la Diabetes mellitus tipos 2, en este caso la población afectada suelen ser personas mayores de 40 años  y con problemas de sobrepeso u obesidad.  En este caso, el exceso de peso suele ser el causante de esta patología, debido a  las contínuadas ingestas excesivas y con ellas las elevadas secreciones de insulina,  han provocado que los tejidos corporales  sean resistentes a la acción de la hormona pancreática.

Además de estos dos tipos de Diabetes mellitus, podemos encontrar:

  • Secundaria: producido por la extripación del páncreas, por fármacos u otras enfermedades.
  • Gestacional:  aparecer durante el embarazo  de la madre diabética o no, y desaparece al dar a luz al bebé.
  • Estadísitca:  en población que en la actualidad no se les ha diagnosticado la enfermedad, pero tienen un elevado riesgo de padecerla.

Los síntomas relacionados con la Diabetes mellitus suelen ser la conocida triada; polifagia, poliúria, y polidipsia, así como pérdida de peso y  situación de cetosis.

sistentes a la acción de la hormona pancreática.

Además de estos dos tipos de Diabetes mellitus, podemos encontrar:

·Secundaria: producido por la extripación del páncreas, por fármacos u otras enfermedades.

·Gestacional:aparecer durante el embarazo de la madre diabética o no, y desaparece al dar a luz al bebé.

·Estadísitca:en población que en la actualidad no se les ha diagnosticado la enfermedad, pero tienen un elevado riesgo de padecerla.

Los síntomas relacionados con la Diabetes mellitus suelen ser la conocida triada; polifagia, poliúria, y polidipsia, así como pérdida de peso y situación de cetosis.

Leave a Response