Casi la mitad de los niños españoles tienen sobrepeso.

Como  indicaba la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), uno de cada 6 adultos españoles es obeso y más de 1 de cada 2 tiene sobrepeso.

En España, la tasa de adultos obsesos y la infantil supera la media mundial. Los datos no son mejores entre los niños. Según la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), el 44,5% de los niños españoles de entre 6 y 9 años sufre sobrepeso por no desayunar, dormir poco o tener un ocio “sedentario”.

El estudio Aladino realizado por el Ministerio de Sanidad hace unos años ya indicaba que únicamente el 3,8% de los niños realiza un desayuno completo y precisamente el mayor porcentaje obesidad está entre los que no desayunan o lo hacen menos de 3 veces a la semana. Por ello AECOSAN y la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) recuerdan que para controlar el sobrepeso y la obesidad infantil es clave desayunar todos los días correctamente y dormir las horas necesarias. “Ir al colegio sin desayunar es un error dietético clave”, defiende Juan José Díaz, vocal de la Sociedad Española de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (SEGHNP).

Los expertos consideran que el desayuno de los niños debe incluir un lácteo, un cereal y una fruta o zumo natural. Sin embargo, actualmente se estima que un 21,2% de los niños toma sólo leche o un producto lácteo y solo el 8,8% incluye fruta o zumo natural. También se observa una asociación entre el sobrepeso y la comida central del día, ya que los niños con obesidad realizaban preferentemente esta comida en su casa (60,8%) y no en el colegio.

Por ello, es recomendable consumir tres piezas de fruta al día, incluir verduras en comida y cena, tomar legumbres 2-3 veces a la semana, comer cereales y pescado azul y blanco. Y al mismo tiempo, evitar el abuso de dulces, aperitivos de bolsa, galletas, pasteles y bollería industrial, algo que más del 70% de los niños consume entre una y tres veces por semana.

 El estudio también reveló como las horas de sueño influyen en el peso de los menores, ya que los niños con exceso de peso dedican significativamente menos horas a dormir, tanto los días laborables como los fines de semana. En concreto, entre los niños que duermen menos de 8 horas diarias el 60% tenía sobrepeso u obesidad. Las recomendaciones de los expertos es que duerman entre 6 y 8 horas.

Las actividades de ocio sedentario influyen en el crecimiento del sobrepeso u obesidad, que a su vez se asocian a un peor rendimiento escolar y una baja autoestima, dice Teresa Robledo, de la AECOSAN.

En distancias inferiores a 2 kilómetros entre el colegio y el hogar aproximadamente la mitad de los niños realizan el trayecto caminado (un 49,3% a la ida y un 52,9% a la vuelta) y en caso de superar esa distancia ya más del 90% va en coche o transporte público. Además, hay un mayor porcentaje de niños que dedica más tiempo a actividades de ocio sedentarias entre los que tienen exceso de peso.

En concreto, hay más niños con sobrepeso u obesidad que dedican una hora o más al día a jugar con el ordenador o con una consola (16,5%, frente al 12,3% del grupo normopeso), y también más niños con exceso de peso que dedican más de dos horas a ver al día la televisión (30,6%). El estudio mostró también como entre los familiares de los niños obesos había más diagnósticos de diabetes, hipertensión arterial e hipercolesterolemia en el último año en comparación con los niños con normopeso o sobrepeso.

Enlace de la publicación: 

http://www.20minutos.es/noticia/2152715/0/ninos-espanoles/sobrepeso-obesidad/pautas-claves/

 

Leave a Response